Un emprendedor amante del diseño gráfico. Comenzó muy joven y con su creatividad, su visión de negocio y su carisma sincero y poco habitual, pronto recogió los frutos del trabajo que sembró. Después llegó un punto de inflexión en su vida que él describe como un momento «lleno de cambios e inestabilidad». Fue entonces cuando encontró una aliada: la cerámica. Con ella logró alcanzar calma y, sin pretenderlo, de ese momento vital confuso, nació Contigo Ceramics, el proyecto que compatibiliza con su profesión de diseñador.

Él es Alberto Aranda, el fundador del estudio barcelonés que lleva su nombre. Él también es alguien que no se conforma y que busca su bienestar, algo que se nos olvida tantas veces. Porque el bienestar no te llega. El bienestar se busca. Y se hace.