Verònica Fuerte: “El diseño debe ser estructural y no un valor añadido”

Para tener una visión completa de cómo es el diseño hoy, debemos conocer a diseñadores que, en algún momento de su carrera, apostaron por su propio estilo y su propia manera de hacer. Diseñadores que, dando un paso al frente, han marcado un camino a seguir con sus ideas y proyectos. Un caso significativo es el de Verònica Fuerte, Fundadora y Directora Creativa del estudio barcelonés Hey, galardonada con 7 premios ADC Young Guns y con proyectos publicados en prestigiosos medios como It’s Nice That, DesignBoom, Communication Arts y AIGA.

Verònica ha creado un lenguage visual simple, directo y optimista. Un lenguage que habla claro tanto en papel como en pantalla, que aporta relevancia a clientes grandes y pequeños y que también es el motor de su HeyShop donde expone y vende sus proyectos más personales que nacen desde la libertad, sin las ataduras ni la presión a la que nos vemos sometidos los diseñadores.

En esta entrevista, Verònica nos acerca su percepción sobre la profesión y su experiencia, con ideas sólidas y una trayectoria que va más allá de nuestras fronteras.

Verónica, bienvenida a Lisbon, Paris, Madrid. Fundadora y Directora Creativa de Hey, ¿por qué decides fundar el estudio? Lo fundé en 2007 después de trabajar en varios estudios de diseño en Barcelona. En ese momento, tuve la necesidad de crear mi propio estilo y mi propia manera de hacer. Para eso, necesité parar y darme tiempo para evolucionar.

Todo cambia y pocas cosas se mantienen constantes. ¿Qué hay de la filosofía original al crear el estudio? ¿Cómo ha cambiado o cómo se ha ido transformando? La esencia es la misma pero, después de trece años, han cambiado muchas cosas. Desde el tipo de proyectos que hacía, que al principio tenían un enfoque más gráfico y ahora son mucho más amplios y multidisciplinares y, por supuesto, los conocimientos y experiencias que he adquirido en estos años. También la gente que me rodea. Hemos aprendido todos.

Debemos romper con nuestra historia para poder evolucionar.

Al igual que en otros sectores, en diseño también se reclama la visibilidad de las mujeres. Hay muchas iniciativas en marcha, como Ladies, Wine & Design, fundado por Jessica Walsh, pero lo más importante es que todas nos hemos unido luchando por un mismo objetivo. ¿Cómo lograremos tener una voz más fuerte? En poco tiempo, el movimiento Me Too ha hecho mucho, pero falta tiempo. Romper la historia y la cultura no es algo que sucede rápidamente. Además, las responsabilidades tienen que asumirse desde todos los ángulos, contratando equitativamente en ámbitos políticos y profesionales. Debemos romper con nuestra historia para poder evolucionar.

En marzo de 2020, Hey dio forma a la idea de Caravelle de fomentar una perspectiva más positiva sobre el confinamiento, llevando el bar a casa. Para lograrlo se realizó un diseño optimista, con etiquetas simples, flexibles y hechas a mano para ayudar a Caravelle Brewery a transformar rápidamente su nueva gama de cócteles y entregarlos en las casas. Fotografías de Enric Badrinas.

El diseño ha pasado de ser una herramienta comercial con un valor puramente estético a una cuestión estratégica. Su carácter efímero también se está transformando hacia planteamientos a largo plazo. ¿Ha cambiado la percepción del diseño? Ahora, con la pandemia, se ha visto de forma exagerada la necesidad del diseño y de la comunicación. Se ha entendido que el diseño se tiene que ver como algo estructural y no como un valor añadido.

Con el paso del tiempo, especialmente en España, el diseño se está empezando a entender como algo necesario y los diseñadores estamos más valorados. Al igual que con la cuestión de la igualdad, también la percepción óptima del diseño necesita tiempo.

El color es un lenguaje universal. Un lenguaje que todo el mundo entiende porque los colores tienen significados por sí solos.

Yeh es un proyecto que celebró la primera década de Hey. Contó con una exposición y diferentes actividades creativas celebradas en el espacio Montoya de Barcelona. Yeh es Hey al revés, un nombre conceptual creado por la agencia de comunicación Usted, que habla de la retrospectiva del estudio como si se miraran en un espejo.

Una de las apuestas de Hey es la internacionalización y otra, trabajar indistintamente con pequeños y grandes clientes. Este planteamiento en apariencia sencillo, ¿enriquece vuestra visión? Encontrar el equilibrio entre proyectos grandes y pequeños es lo más difícil. Si solo tuviéramos proyectos grandes o solo pequeños la balanza estaría desequilibrada.

Hay que saber encontrar a los grandes y, al mismo tiempo, combinarlos con pequeños proyectos porque nos aportan agilidad y frescura creativa. Algo que muchas veces los grandes no nos lo permiten, por deadlines o por las estrictas pautas que imponen, que no dejan experimentar con la creatividad. Además, en nuestro caso, todo esto se combina con proyectos personales.

Hey es un canto a los colores vivos y las paletas radiantes. Es algo que siempre está presente en vuestros proyectos. ¿Qué significa el color en diseño? El color es un lenguaje universal. Un lenguaje que todo el mundo entiende porque los colores tienen significados por sí solos.

Para mí son la manera más fácil de expresarme gráficamente, además de otros ingredientes, como pueden ser la geometría o la tipografía. Pero el color es mi herramienta porque, en cualquier lugar del mundo, se entiende.


Camping es un chiringuito urbano diseñado para seducir los sentidos y cumplir los sueños de verano. La identidad se basa en las clásicas rayas azules y blancas mediterráneas pero con un toque refrescante. Fotografías de Enric Badrinas.

Los diseñadores debemos tener capacidad para convertir un briefing árido en un documento creativo y abierto. ¿Cómo dar vuelta a un mal briefing? Muchas veces nos llegan briefings que no están todo lo bien que deberían, pero ocurre porque algunos clientes no lo saben crear. Por eso, nuestra responsabilidad como diseñadores es rehacerlos para llegar al brief perfecto.

Y, ¿cómo se logra? Haciendo muchas preguntas a los clientes y buscando el feedback continuo, como un partido de tenis, preguntas-respuestas, preguntas-respuestas. Pero la responsabilidad del diseñador es crear esos buenos briefings hasta hacerlos perfectos, porque la mayoría de los problemas surgen por un mal planteamiento inicial.

Diseño de invitación de boda con una representación gráfica y abstracta del matrimonio. Dos formas circulares que se unen y encajan perfectamente para celebrar la unión. El uso de papel de color fue esencial para desarrollar el concepto con un acabado impecable. Fotografías de Enric Badrinas.

Lisbon-Paris-Madrid está dedicado a las fuentes de inspiración de los diseñadores. ¿Cuáles son las tuyas?  Son muchas. No sabría decir una concreta. Creo que tenemos que estar despiertos al día a día, en el trabajo, con tus amigos, con tu familia. Estar despierto a lo que vemos. Todo tiene que ayudar a la inspiración.

Y, por último, ¿volverías a ser diseñadora si volvieras a empezar? Creo que sí. Ahora me considero diseñadora, pero lo que hago son lenguajes visuales que se aplican a todo lo que nos propongamos o nos proponen.

Al principio hacía diseños puros y, ahora, abarco conceptos mucho más amplios. Así que, quizás tendría que haber aplicado estos conceptos desde el inicio de mi carrera y no desde hace solo un tiempo. Pero creo que es bonito porque significa evolución a lo largo de los años.

Con sede en Miami, Jammy Yummy tiene una gran variedad de sabrosas mermeladas de verduras hechas a mano, pensadas para bocadillos divertidos. Hey creó la identidad de marca y su packaging inspirándose en la idea de fiesta. Las etiquetas tienen perforaciones troqueladas al azar y los agujeros sugieren los mordiscos que con gusto damos a la comida deliciosa.

Disponible en HeyShop, HeyBag es una colaboración con la diseñadora de producto barcelonesa Júlia Esqué. Unas bolsas de tela para toldos, tejida localmente, impermeable y resistente a la luz solar. La producción es de Ared, que emplea a personas socialmente excluidas.