Más que una entrevista esta entrada del blog es un deleite para los sentidos y tiene como protagonista a Taller Silvestre. Un proyecto de artesanía contemporánea con una filosofía que habla de lo ancestral, artesanal y atemporal y rinde homenaje al trabajo realizado con las manos para transmitir la poesía del proceso de creación. Taller Silvestre se vale de lo frágil y sutil para recolectar plantas y flores y trabajar en la composición floral, los tintes botánicos y la cerámica, realizando talleres y experiencias alrededor de estos trabajos.

Fundado por Alina Macías y Verónica Marcela García, en su taller recolectan, prensan y clasifican plantas silvestres y componen paisajes. Cada pieza es un paisaje, una estación del año, un recuerdo. Algo muy sencillo y bello a la vez.

En un momento como este de crisis, enfrentamientos, soledad, sufrimiento y cambios, acercarnos a este mundo nos ayuda a mirar con perspectiva y a sentir que lo importante y lo bello, aunque todo cambie, sigue siendo importante y bello.

¿De qué sirve el progreso?, ¿de qué sirve la tecnología y la ciencia si no aportan cambios?, ¿si no nos ayudan a avanzar y a mejorar como sociedad? Gracias a la investigación enfocada a rebajar el impacto que provocamos en el medio ambiente, podemos promover cambios positivos. Y, si a esa investigación se une el diseño, el binomio es perfecto y el progreso es real.

El uso de plásticos por parte de la sociedad occidental es indiscriminado y las consecuencias de ese uso masivo son terribles a corto y largo plazo. En concreto, el plástico se utiliza de forma irracional en el sector de la alimentación y ya son muchas las iniciativas que buscan romper esta dinámica destructiva y contaminante. De ahí que cualquier proyecto que busque reemplazar este material por otros biodegradables son siempre bienvenidos.