Alberto Aranda: “Reivindiquemos el placer”

Un emprendedor amante del diseño gráfico. Comenzó muy joven y con su creatividad, su visión de negocio y su carisma sincero y poco habitual, pronto recogió los frutos del trabajo que sembró. Después llegó un punto de inflexión en su vida que él describe como un momento “lleno de cambios e inestabilidad”. Fue entonces cuando encontró una aliada: la cerámica. Con ella logró alcanzar calma y, sin pretenderlo, de ese momento vital confuso, nació Contigo Ceramics, el proyecto que compatibiliza con su profesión de diseñador.

Él es Alberto Aranda, el fundador del estudio barcelonés que lleva su nombre. Él también es alguien que no se conforma y que busca su bienestar haciendo, algo que se nos olvida tantas veces. Porque el bienestar no te llega. El bienestar se busca. Y se hace.

Ésta fotografía es de es de Elisabet Mateu y la que aparece en la portada –en la que vemos el pequeño estudio de Contigo Ceramics en Barcelona– es de Teresa Guisado

Alberto, bienvenido a Lisbon-Paris-Madrid. ¿Cómo pasa un diseñador gráfico, acostumbrado a las herramientas digitales, a desear usar sus manos como herramientas? Empecé con la cerámica hace poco mas de 4 años. Era un momento personal complicado, inestable y no tenía claridad en mis pensamientos. La necesidad de desconexión, introspección y búsqueda de nuevos caminos me hizo estar en situaciones que nunca hubiera pensado. Incluso algunas por las que no había sentido interés. Fue así como me senté delante de un torno por primera vez.

Al salir de esa primera sesión, percibí que todo el ruido que inundaba mi cabeza había desaparecido. Durante dos horas sentí claridad. Tener esa sensación, y a la vez ser consciente de ella, es lo que hace que siga utilizando mis manos como herramientas.

La falta de techo y de un objetivo a cumplir también es atractiva.

Alberto Aranda

¿Qué te atrae de la cerámica y qué te hace sentir? Lo que más me atrae es que me permite escucharme a mí mismo. Es mi principal motivación. Durante el tiempo que estoy torneando solo escucho mis pensamientos de una forma muy íntima. En los mejores casos incluso no escucho nada. Es un proceso y una sensación muy personal que, de momento, sólo he encontrado en el barro.

A nivel artístico considero mis piezas una representación de ese proceso emocional. El trabajo en el torno es técnicamente complejo y, controlarlo a la perfección, requiere muchísimos años. Esa falta de techo, de objetivo a cumplir, también es atractiva. Da igual lo que hayas aprendido, siempre vas a poder mejorar y tus piezas lo mostrarán de forma inmediata.

Cientos de noticias, estudios y algunas obviedades nos explican que estamos viviendo en un medio que no es el nuestro. No es natural pasar 10 horas delante de una pantalla.

Alberto Aranda
Fotografía de Elisabet Mateu.

Cuál es el objetivo presente y futuro de este proyecto tan personal, Contigo Cermics. A nivel emocional mi objetivo presente es seguir utilizándolo como hasta ahora, de un modo casi terapéutico. Siento que hay curiosidad e interés alrededor sobre mi proyecto pero, de momento, solo quiero utilizarlo para poder concentrarme en lo que me aporta. Tengo muy claro que no quiero buscar un rendimiento económico.

No se cuál es el futuro del proyecto. El paso inmediato es utilizar la técnica para poder producir objetos de diseño industrial. Quiero aprender a hacer piezas cada vez más grandes y utilizarlas para un uso alejado del menaje de mesa. No es sencillo trabajar con cantidades grandes de barro en el torno y me interesa ese reto.

No tengo duda que la cerámica me acompañará durante mucho tiempo. Me permitirá escucharme mucho tiempo. Tanto es así que en mi nuevo hogar, que justo estoy proyectando, hay un espacio especial para mi nuevo taller.

Hay muchos vínculos entre el diseño y la cerámica. La luz. Las texturas. Las proporciones. El color. Las leyes de la composición.

Alberto Aranda

La artesanía está volviendo con fuerza en muchos ámbitos. ¿Qué opinas sobre este resurgir? Cientos de noticias, estudios y algunas obviedades nos explican cada día que estamos viviendo en un medio que no es el nuestro. No es natural pasar 10 horas al día delante de una pantalla viviendo tras ella. Lo bonito sería poder explicarte sobre mi proyecto en persona (Alberto y yo hemos preparado y realizado esta entrevista con mails y muchos WhatsApps), pero la dinámica actual nos está haciendo alejarnos del mundo físico.

El resurgir de la artesanía tiene que ver con esto: con la necesidad de conectar con nosotros mismos, con los que tenemos a nuestro alrededor y con los materiales que nos rodean. Reivindiquemos el placer, la calidad y las emociones que nos hacen sentir. Disfrutemos del tiempo contactando con procesos manuales.

Creo firmemente en el diseño racional, hecho para ser útil y durar. Creo en el diseño y los materiales que se muestran como son.

Alberto Aranda

Todas las líneas de creación están relacionadas y tú nos puedes explicar qué vínculos existen entre el diseño gráfico y la cerámica. Mi forma de afrontar el diseño gráfico es parecido al de mi trabajo en la cerámica. Hay normas que están presentes: la atemporalidad y la honestidad. Creo firmemente en el diseño racional, hecho para ser útil y para durar. Creo en el diseño y los materiales que se muestran como son.

En mi trabajo como ceramista siento algo de atracción sobre las líneas puras, sobre una geometría regular, pero el barro y el torno invitan a lo contrario. Seguramente por la dificultad de generar piezas con pureza geométrica y por su relación con el diseño gráfico utilizo ese tipo de recurso. Pero además de las formas que se dibujan en los objetos, creo que hay muchos vínculos. La luz. Las texturas. Las proporciones. El color. Las leyes de composición.

Mi formación y mi trayectoria como diseñador seguro que me están ayudando a diseñar estas piezas que empiezo a hacer. Lo bonito es lo que me aleja del diseño gráfico: no voy a utilizar la cerámica para dar respuesta a la necesidad de una marca. La necesidad es personal, no de negocio.

Lisbon-Paris-Madrid está dedicado a las fuentes de inspiración de los creadores. ¿Cuáles son las tuyas tanto profesionales como vitales? La Bauhaus y todo lo que en ella sucedió es algo que me sigue interesando e inspirando. En arquitectura sin duda el movimiento moderno un gran fuente de referencias, Walter Gropius, Frank Lloyd Wright, Mies van der Rohe y Le Corbusier son grandes maestros. En diseño industrial mis referentes están mucho más cerca. Sigo aprendiendo observando el trabajo de Miquel Milà, André Ricard y Rafael Marquina. En diseño gráfico me siento identificado por el estilo internacional por su racionalidad y perdurabilidad.

Mis referentes vitales están en mi familia más cercana: en mi casa siempre he visto un espíritu empresarial y el valor del esfuerzo y la constancia. Del mismo modo aprendí cómo no gestionar esos proyectos empresariales y, de eso, estoy enormemente agradecido.
Mi círculo de amigos más cercanos está formado por personas muy vivas e inteligentes. Desde muy jóvenes algunos de ellos han liderado proyectos de los que he podido también aprender.

Fotografía de Teresa Guisado

¿Cuáles son tus referentes cerámicos tanto contemporáneos como pasados? En referencia a la cerámica aún no sé cuál es mi camino, siento que justo empiezo con ello. Así que no tengo aún claros mis referentes, aunque creo que Josep Llorens Artigas es un gran referente catalán y por inspiración japonesa. También Julen Ussia por ser mi maestro y por su calidad técnica y Byung Sik Moon (Moon Do Bang) por su excelencia y la pureza de sus piezas.

¿Qué banda sonora le pones al acto de trabajar con el barro? Cuando torneo con música no la escucho. La utilizo como una especie de salvoconducto que me permite estar concentrado. Cuando escucho la música percibo que me estoy alejando de estar concentrado y darme cuenta me ayuda a volver. La banda sonora para tornear es cualquier que te permita no hacerle caso.