Scoby, living packaging

El uso de plásticos por parte de la sociedad occidental es indiscriminado y las consecuencias de ese uso masivo son terribles a corto y largo plazo. En concreto, el plástico se utiliza de forma irracional en el sector de la alimentación y ya son muchas las iniciativas que buscan romper esta dinámica destructiva y contaminante. De ahí que cualquier proyecto que busque reemplazar este material por otros biodegradables es siempre bienvenido.

En este sentido, una interesante alternativa es MakeGrowLab, un estudio de bio-diseño que crea envases sostenibles focalizándose en lo biológico y en los residuos “como recurso, no como basura”. MakeGrowLab propone alternativas al plástico, pero también la gestión responsable de residuos y procesos de producción respetuosos con la naturaleza.

Uno de los proyectos más interesantes de MakeGrowLab es Scoby un tipo de material compostable de larga duración que crea una barrera contra los microbios y el oxígeno, los dos enemigos de la frescura de los alimentos. A pesar de su aspecto delicado, Scoby es impermeable e indisoluble en agua. También es un material sobre el que se puede imprimir y escribir y, lo más importante, su composición es 100% libre tanto de plásticos como de microplásticos.

El proceso de fabricación de Scoby es sencillo: los desechos se someten a un proceso biológico para reconvertirlos en otro material biológico que cumple las mismas funciones que el plástico. Para MakeGrowLab ese material nace de su profundo conocimiento de los materiales, de sus limitaciones y posibilidades.

Scoby es una pequeña gran bio-revolución además de ser un material con una profunda y silenciosa belleza. Sus tonalidades surgen de los residuos de origen y, la luz que traspasa su fina superficie, le confiere un aspecto delicado. Un proyecto de enorme valor ético y estético.

Más información en Vimeo e Instagram.