Brianda Fitz-James Stuart: “En el futuro solo algunos privilegiados estarán fuera de las redes sociales”

Brianda Fitz-James Stuart por Mel Sesser.

En poco tiempo se ha convertido en una reconocida figura en el panorama de la ilustración. Brianda Fitz-James Stuart tiene una intensa vida interior que se desborda en sus dibujos y se transforma en un universo exótico de colores vivos, paisajes y animales mitológicos. En este entrevista, descubrimos su sensibilidad y su especial facilidad para contar historias con solo una imagen. Algo que queda patente en Mi Universo Re-Creativo, Curiosidades y Otras Bestias, el libro que acaba de publicar con Lunwerg y del que también nos habla hoy.

Brianda, bienvenida a Lisbon, Paris, Madrid. La ilustración es tu ámbito natural. ¿Cómo comenzaste a dibujar y qué significa el dibujo para ti? Desde muy pequeña me gustaba dibujar. La ilustración además de ser mi profesión es mi refugio. Me proporciona muchísima felicidad.

Este blog está dedicado a la inspiración. La intimidad del creador, su proceso creativo y su mundo interior están siempre guiados por sus fuentes de inspiración. ¿Cuáles son las tuyas? Mi principal fuente de inspiración es la naturaleza. No hay nada más bello y perfecto.  Últimamente me inspiro mucho en la época medieval y en el Renacimiento Italiano. Es que lo que más me interesa es el Arte Clásico. También me inspira William Morris, Rousseau o Remedios Varo. 

Acabas de publicar el libro Mi universo Re-creativo Curiosidades y Otras Bestias. ¿Por qué lo describes como un “libro de libros”? Se me ocurrió cuando lo terminé. Al ordenar el contenido me di cuenta que cada página parecía una portada que contaba una historia diferente. Como si fuera Las mil y una noches.

Por otra parte, Mi universo Re-creativo está concebido como un libro formado por brevísimos capítulos. Todos tienen en común la potencia ilustrativa, textos extra cortos y un estilo seductor. ¿Cómo ha sido el proceso de creación? Fue un proceso curioso. Me comprometí a entregarlo con el tiempo bastante justo, así que no me quedó más remedio que encerrarme durante casi tres meses en el campo, en la casa de mi madre. Como no tenía tiempo para pensar, me puse a pintar, a pintar y a pintar. Por eso, es un libro que ha surgido de muchas horas de trabajo comprimidas en poco tiempo.

Ahora, con perspectiva, creo que fue lo mejor. Estuve centrada solo en él y eso hizo que profundizara como nunca en mis pinturas. Fue una experiencia preciosa que ha marcado un antes y un después en mi manera de trabajar. Una oportunidad única para hacer algo tan especial y tan personal con una editorial que admiro desde hace años.

Colaboración de Brianda y Kenzo Parfums celebrando la flor de la amapola. Kenzo donó cinco euros a Cruz Roja Española por cada publicación en Instagram reflejando los bonitos gestos que hacemos hacia otras personas para construir un mundo más humano.

Las redes sociales se han convertido en un medio natural de comunicación. Son un tanque de ideas y en ellas bulle la creatividad. Pero, ¿hemos caído en la dinámica de fast food visual? No sé si fast food visual, pero sí visual addiction. Muchas veces me encuentro en Instagram abducida, mirando cosas que ni me interesan con el cerebro apagado y perdiendo el tiempo. 

Las redes sociales bien utilizadas están llenas de ventajas. Puedes enseñar tu trabajo en todo el mundo y ver lo que otros artistas están haciendo. O conectarte con personas que de otra manera sería imposible. Pero también tiene un lado peligroso que lleva a la infelicidad, a perder el tiempo. Supongo que es cuestión de equilibrio.

Pero, para un diseñador o un ilustrador, si no estás en las redes, ¿no estás? Me gustaría pensar que no es así, pero me temo que, hoy en día, es necesario, sobre todo para los que estamos empezando.

Aunque los diseñadores consagrados no tienen la necesidad de estar ahí y estoy convencida que, en el futuro, solo algunos privilegiados estarán fuera de las redes sociales. En parte es una esclavitud.

¿Dónde empieza y termina un dibujo, una ilustración o un proyecto? Colaborar con marcas da visibilidad a tu trabajo, ¿cómo surgen estos proyectos? Empieza en una llamada de teléfono y termina en las paredes, en jarrones, en relojes, en vestidos, alfombras, en libros…

La mayoría de las veces suelen contactar conmigo y esa colaboración me lleva a otra, y otra a otra. Una colaboración con una marca permite que mis trabajos se muevan por el mundo y la gente conozca mis dibujos.

Gucci se inspira en la idea de autoexpresión en la colección Gucci DIY, con prendas de punto y accesorios que se pueden personalizar con grandes inciales. Brianda Fitz-James participa en el proyecto con ilustraciones inspiradas en pinturas renacentistas como Leda y el Cisne de Leonardo Da Vinci y La Primavera de Botticelli. Imágenes ©Gucci.

¿Qué proyectos te han marcado? El reloj que diseñé para Swatch, la exposición en Tokyo, mis libros para Lunwerg, Paripé y Mosquito Books. También mis wallpapers para Coordonné y me hizo especial ilusión que Gucci comprara dos de mis dibujos para su próxima colección.

Además de la ilustración, desarrollas proyectos de Pattern Design, una disciplina no muy conocida. El diseño de estampados requiere tanta creatividad como destreza técnica. ¿Qué te atrae de esta disciplina? ¿Dónde se aplican tus estampados y qué sientes al ver tus patterns en una prenda o en cualquier superficie? Vengo del mundo de la moda. Estudié Diseño de Moda y trabajé en La Casita de Wendy muchos años. Allí aprendí todo lo que sé sobre estampación. Lo curioso es que me especialicé en diseño de estampados y ahora, componer una ilustración o un cuadro me supone un gran esfuerzo, mientras que me resulta más fácil realizar un print, a pesar de ser más técnico.

Me da muchísima felicidad cuando veo materializados mis dibujos en objetos. Y aún más felicidad que otras personas puedan disfrutar de ellos.

Diseño de wallpapers para la colección Anima de Coordonné en la que colaboran cinco ilustradores. Mostrando el mundo bajo su particular mirada, buscan transformar paredes blancas en paisajes mentales.

El diseño responde a las necesidades y demandas sociales y un tema clave en estos momentos es la sostenibilidad. Hay un claro resurgimiento de la artesanía y de los productos bien hechos y de calidad. Creo que, cada vez más, los consumidores optan por productos sostenibles y hay mayor conciencia en este sentido. Confío en que poco a poco esta tendencia vaya extendiéndose y sea habitual. Está claro es que no podemos seguir así.