Las joyas de Beatriz Palacios: “La belleza es universal”

Beatriz Palacios concibe sus joyas para mujeres no-convencionales, sofisticadas, de diferentes generaciones y que tienen su propia interpretación de la feminidad. Se intuye que diseña para todas, sin importar quiénes somos, qué hacemos, de dónde venimos o cómo entendamos la vida. Hablamos, pues, de un Diseño Universal que ella interpreta de esta forma: “Siempre he tenido la necesidad de diseñar piezas muy versátiles, diferentes a lo que hay en el mercado y lo más bonitas que pueda imaginar. La belleza es universal. La entendemos todos y no pasa de moda”.

La filosofía y el trabajo de Beatriz Palacios contada por ella misma en este vídeo que resume su esencia, su espíritu tranquilo, su universo creativo y su amor por la artesanía.

La joyería está resurgiendo, igual que todas las artesanías, porque si algo positivo nos están trayendo los delirantes acontecimientos de esta última década es la vuelta al encanto de lo artesano, a las técnicas ancestrales, a lo creado con las manos y a la recuperación de materiales nobles. Pasan los años y las tendencias, pero las joyas mantienen el mismo significado con “un componente sentimental que no ha cambiado”. Sin embargo, hasta éste mercado está saturado y, para Beatriz, “ante la oferta infinita de marcas y productos, necesitamos conectar sentimentalmente con la pieza, pero también con los valores de la marca que hay detrás”.

Hay muchas cosas que me gustan de mi profesión. El comienzo de una nueva idea, el proceso de investigación, la fabricación de los prototipos y las dificultades técnicas que encontramos.

Beatriz Palacios

Intentando descubrir cuál es la esencia de la joyería, le pregunto a Beatriz qué significa una joya sobre la piel. Ella me explica que “tiene diferentes sentidos, desde un valor sentimental, hasta uno puramente estético”. Pero remarca que, en cualquier caso, “hace sentir bien a la persona que la lleva”.

Algunos de los diseño de anillos de Beatriz Palacios de diferentes colecciones y temporadas. Todos creados con materiales nobles, con colores equilibrados y formas originales.

Esta joyera madrileña presenta una nueva colección cada temporada y su ritmo de creación es rápido. Las fuentes de inspiración que la acompañan siempre son “el arte, la música, el origen de sub-culturas por momentos socioeconómicos concretos son temas que me interesan mucho y constantemente estoy leyendo e investigando sobre ellos”. El acto de diseñar las piezas de una colección de temporada lo alimenta con “algo que he visto, leído o escuchado que me ha estimulado especialmente y desde lo que empiezan a aparecer diseños en mi cabeza de manera muy fluida. Y a la vez que diseño, estoy pensando en la campaña de imagen que va acompañar a esa historia en particular. Necesito que la colección sea coherente desde la forma de las piezas, hasta su título y la imagen que le acompaña”.

Pero, la joyería contemporánea no solo es diseño, también es coherencia. Coherencia con la necesidad de romper el ritmo de fabricación y consumo para salvaguardar el medio ambiente. Hoy el concepto de sostenibilidad es fundamental para cualquier marca, de cualquier sector y de cualquier país y, para afrontar esta demanda, Beatriz Palacios lanzó hace unos meses SUSTAINED una línea que convivirá con el resto de sus colecciones y que se caracteriza por su bajo impacto medioambiental, limitando los residuos y reutilizando materiales. Pero, aunque estas dos prácticas toman forma ahora, la diseñadora ya lo hacía antes de poner en marcha esta colección.

La colección SUSTAINED representa cómo la joyería se está actualizando. En este caso, Beatriz Palacios reutiliza materiales para crear una colección con tesoros vintage y restringir el impacto mediambiental de su marca.

Lo explica así: “Siempre me han interesado las antigüedades. De hecho, cuando comencé con la marca, mis primeras piezas estaban realizadas con materiales antiguos que encontraba en mercadillos y tiendas de antigüedades y con ellos diseñaba piezas únicas. A lo largo de los años he ido recopilando objetos relacionados con la joyería y tenía muchas ganas de lanzar una línea en la que el 100% de los materiales fueran reciclados, pero necesitaba dar con el diseño adecuado para poder replicar un mismo modelo y así ofrecer piezas a un precio más asequible. De aquí surge la idea de los ear cuffs realizados con eslabones de cadenas antiguas. Con una única cadena, puedo desarrollar varias piezas. Esto, junto con la plata reciclada que guardo del excedente de las colecciones principales, me ha permitido arrancar con esta línea de productos 100% sostenibles”.

Al conocer a Beatriz te preguntas como nace una diseñadora de joyas y una artesana contemporánea. Su trayectoria, contada por ella, parece misteriosamente fácil por cómo encajan las piezas para llegar a crear su propia marca. Aunque seguro que tuvo que superar obstáculos para lograrlo, me explica: “Llegar hasta aquí ha sido un camino muy orgánico, natural. Desde muy pequeña la moda me ha interesado y, en especial, los complementos. Siempre quise distinguirme del resto en cuanto a la manera de vestir y encontré que, a través de la joyería, podía hacerlo. Mi madre tuvo mucho que ver porque ella es muy creativa”. Y continua: “Me tomé el campo de la joyería como un hobby y estudié Ingeniería de Minas, y hasta hace 6 años he trabajado como Ingeniera a la vez que compaginaba mi formación en joyería y lanzaba la marca. Ahora que estoy full time con ella y me siento increíblemente afortunada de poder dedicarme a lo que me hace feliz. Me fui una año a Dublín y allí me di cuenta de que se puede vivir de la creatividad porque me rodeé de arquitectos, diseñadores, artistas… y me eso me abrió los ojos”.

Para las colecciones me inspira algo que he visto, leído o escuchado que me estimula espacialmente y desde lo que aparecen diseños en mi cabeza de manera muy fluida.

Beatriz Palacios

Y hablando más sobre su profesión, explica entusiasmada: “Hay muchísimas cosas que me gustan de mi profesión. El comienzo de una idea nueva, el proceso de investigación, la fabricación de los prototipos y las dificultades técnicas que nos encontramos. La mayoría de las veces, las soluciones a las que llegamos hacen que la pieza que habíamos concebido sea incluso mejor. ¡Y luego están los momentos que disfruto con los clientes! Me encanta conocer a las personas a la gente a las que llega mi trabajo y cómo ellos conectan de la misma manera que yo”.