Adentrarse en un universo bucólico y alejado de un estilo de vida convencional. Esta es la esencia de Club de la Cabaña, una newsletter semanal que nos acerca a otros estilos de vida y a otros diseños de interiores porque las cabañas son, por definición, espacios pequeños y acogedores.

Un recorrido por el placer de la vida campestre creado por Eva Morell que, todas las semanas, aterriza en mi inbox. Y en el de muchos otros dado que ha tenido un éxito inesperado que sorprende a la propia autora. Ella define su proyecto como una “vía de escape” porque muestra y mezcla “un modo de vida diferente, una conexión con la naturaleza y una curiosidad por la arquitectura y decoración de las cabañas”.

Club de la Cabaña es, casi, como entrar en una cabaña.

Leo los periódicos y parece que hay un lamento mundial de lo pésimo que ha sido 2020. Y lo ha sido. Sin embargo, pienso que los doce meses pasados fueron el resultado de cómo negamos las consecuencias de nuestros actos como sociedad, de la exagerada confianza que tenemos en que todo va a ir bien, de nuestra cegera e incapacidad para precedir lo que ocurrirá y de lo lentos que somos adaptándonos a los cambios. Curiosamente, el diseño busca el cambio social, muchas veces sobrevive con éxito a la falta de confianza y, sin duda, se adapta a los cambios. Cambios que incluso predice.

Seamos de aquí o de allá, Nacho Padilla está despertando la curiosidad muchos. Como Director Creativo del Ayuntamiento de Madrid es responsable de uno de los muchos cambios que está sufriendo la ciudad: todo lo relativo a su comunicación conceptual y visual. En esta entrevista nos habla de cuestiones profundas como los espacios públicos, la marca ciudad, el binomio burocracia-creatividad y también de cuestiones más livianas, como su inspiración o la esencia de Madrid.

Elena, creadora de Bonjour

Bonjour tiene todos los ingredientes para enamorarnos: piezas de cerámica hechas a mano, ediciones limitadas y materiales de calidad. Elena es la creadora y fundadora de la marca y responde al perfil de los artesanos actuales. Jóvenes que rescatan la tradicción artesanal pero añaden su visión cosmopolita y moderna. En esta entrevista, Elena nos desvela sus momentos de inspiración, su sensibilidad estética y nos apunta un listado de direcciones secretas –para tener muy en cuenta– en París y Madrid. 

Elena, bienvenida a Lisbon, Paris, Madrid. Eres la fundadora y creadora de Bonjour. ¿Cuál es tu trayectoria y cómo nace este proyecto?

Siempre me han llamado la atención las piezas de cerámica y las vajillas antiguas. Llevaba tiempo coleccionando platos que encontraba en viajes y mercadillos. A mi se me daban bien las manualidades pero siempre creo que puedo hacer todo, así que decidí realizar un curso de cerámica en verano. Descubrí que era mi pasión, tanto hacerlo como diseñarlo. Después muchos amigos y conocidos empezaron a hacerme encargos y aquí estoy ahora, con una marca de cerámica que me hace feliz y con la que pretendo hacer feliz a quien tiene mi cerámica.

Todos hablan de la filosofía Bonjour que, sin duda, es optimisma y vitalista. ¿En qué consiste?

Soy optimista y lo que hago lleva siempre algo de mi vitalidad. Me gusta tener pocas cosas pero bonitas, con historia y sentimiento. Pretendo que mi cerámica sean ese tipo de piezas que se conservan mucho tiempo y que traen buenos recuerdos, que se identifican y que son de uso diario, porque los pequeños placeres debemos tenerlos todos los días.

Bonjour trabaja la cerámica, la joyería, el packaging, la caligrafía… ¿Qué tienen en común todas estas disciplinas?

Son las cosas que me gustan y a las que dedico tiempo. Los proyectos de caligrafía los realiza mi amiga Marta porque su trabajo encaja con la filosofía y estética de Bonjour. A veces nos encargan la decoración de una boda o un evento y en estos casos, caligrafía, packaging y cerámica van unidos. La joyería es algo aparte. Cuando viví en Londres hice un curso de diseño de joyas. Diseñé algunas piezas y me siguen llegando encargos. Creo que la unión entre todas es una misma estética, la estética Bonjour.

Bonjour detalle ceramica

Bonjour piezas ceramica

Todo el trabajo de Bonjour se caracteriza por su sensibilidad y por una estética delicada y cuidada. ¿Se puede definir el estilo Bonjour?

Me gustan los materiales naturales en estado puro así que la estética Bonjour es rústica y delicada, con tacto agradable, colores neutros en su mayoría y buena calidad, para que sean piezas duraderas, simples, con pequeños detalles que las hagan singulares. En esta estética se refleja la fabricación hecha a mano. Nuestras piezas son artesanales.

Este blog está dedicado a las fuentes de inspiración de los diseñadores. ¿Cuáles son las tuyas? Y, ¿qué te inspira en el día a día?

Los viajes y las fotografías son mi mayor inspiración. Soy observadora, me encanta pararme y ver los detalles aparentemente insignificantes de las cosas. Me gusta entrar en tiendas recónditas, visitar mercadillos poco conocidos, tiendas de antigüedades, edificios, paisajes… Es difícil concretar porque todo en la vida inspira o, por lo menos, te hace pensar. También soy una enamorada de Pinterest e Instagram que son inspiradores al 100%. Hago collages mezclando cosas que me gustan y estos mismos también me dan nuevas ideas.